Fila para entrar al Edén

No, para ir a ver un partido de Wimbledon no hay que bajarse en la estación Wimbledon de la District Line del metro de Londres, sino en Southfields, porque queda más cerca. Una vez fuera de la estación, los carteles que hacen referencia al torneo de tenis más viejo del mundo empiezan a invadir la vista. Dominan los colores violeta y verde, los típicos de ese Grand Slam, y el círculo con las dos raquetas cruzadas que identifica al torneo. Es imposible evitar leer “The Queue” (la fila) acompañado de una flecha que señala el campamento donde se juntan, duermen, comen y esperan los que quieran conseguir una entrada de la manera convencional. 

Leer más »