El fútbol, intocable

Lo sucedido ayer entre Argentina y Brasil es un episodio más que deja en claro cómo a veces el fútbol es la excusa perfecta para saltarse las reglas y dejar que la pelotita siga rodando, sin importar lo demás.

Iban 5 minutos del partido entre Brasil y Argentina cuando el bochorno vestido de inspector sanitario ingresó al campo de juego. Varios jugadores habían infringido la ley y debían abandonar el país inmediatamente.

Cuatro jugadores argentinos no podían estar en tierras brasileras sin hacer cuarentena porque procedían desde Reino Unido, al ser este un país considerado de alto riesgo.

Sí, se podría haber evitado antes.

No los dejen entrar al país, vayan a buscarlos al hotel, al vestuario antes del partido. Había mil y una formas de evitar el papelón. Y no digo papelón porque lo que hayan hecho está mal, no. Sino porque la cosa tendría que haberse cortado de raíz. Además, sanitariamente tenía más sentido parar la cosa antes que dejarlos compartir vestuario y pasillo con otras personas, dejarlos abrazarse con los rivales y saludar a los árbitros, y que se formara el tumulto que se formó segundos después de la interrupción.

Pero este es simplemente un capítulo más en la historia del fútbol sobrepasando las reglas.

Hoy, si voy a Brasil, tengo que hacer cuarentena, por más que tenga las dos vacunas. Si alguien viene de Argentina, por ejemplo, a visitarme a Reino Unido, tiene que hacer cuarentena en un hotel diez días y pagar £2000. ¿Por qué los jugadores de fútbol no?

La CONMEBOL, el TAS, la FIFA y el gobierno brasilero acordaron, aparentemente, hacer un corredor sanitario para que los jugadores pudieran estar. Pero, ¿por qué? No creo que haya motivo válido para que un jugador pueda tener ese privilegio mientras que alguien que tiene que ir a un funeral o visitar a su familia tiene que cumplir la ley al pie de la letra. ¿Qué tienen de especial los futbolistas?

Al ser el fútbol una industria que genera mucho dinero y a la vez tanta pasión, logra cegar a muchos. Que como son futbolistas pueden jugar, que no pasa nada, que es sólo fútbol. Pero no debería ser así la cosa.

Si los jugadores pueden viajar porque tienen un control sanitario estricto que garantiza la seguridad, ¿por qué no puedo viajar yo bajo las mismas normas y saltarme la cuarentena? ¿Dónde está ahí la justicia?

En este y en miles de casos, los futbolistas han gozado de privilegios que no alcanzan a la sociedad en general, así como si fueran superhéroes o criaturas mágicas que están en otra esfera social que no nos corresponde.

Y como digo futbolistas digo celebridades, actores, cantantes, políticos. No hablo de un grupo en particular, es sólo un ejemplo para que veamos dónde ponemos nuestro énfasis, a quién dejamos hacer qué y a quién le ponemos los límites.

Creo que le dolería más a un hijo no ir al funeral de su padre que al Dibu Martínez perderse un partido con la Selección.

Creo que le dolería más a una madre seguir sin ver a su hijo por dos años que a Otamendi no jugar un partido contra Brasil.

Amo el fútbol. Es lo que más me apasiona en este mundo. Y hablo desde esa posición, desde la posición de fanático, de enamorado de este deporte. Y es por eso que no quiero que se manche.

No quiero que lo usen como excusa para generar dinero saltándose las leyes y alguna que otra moral. Si no se puede, no se puede y punto. Y si se puede, que se pueda para todos.

No estoy diciendo que no disfrutes tu partido. Miralo, ponete contento, ponete triste, llorá, reíte, saltá, gritá. Pero sabé qué está pasando, sabé dónde están los límites.

Ilegalidades financieras, jugadores abusadores, venta de droga, racismo, violencia, trampa. Esas son algunas de las cosas que pasan en el fútbol. No son propias del fútbol, claro que no, pero sí que a veces se dejan pasar.

Y a aquellos que dicen que el fútbol va por delante y que se juege sin problemas, les contesto lo mismo: el fútbol va por delante, por eso que se juegue limpio.

3 comentarios en “El fútbol, intocable

  1. La Eurocopa se jugó igual con países qué tenían a Inglaterra cómo zona Roja y los planteles entraban y salian sin problema. Los jugadores están testeados constantemente y no salen de los hoteles sólo para ir a jugar él partido.

    Me gusta

    • La suspensión del partido fue una orden de bolsonaro ha sido una orden política días antes de provocar un auto golpe de estado disolver el congreso inhabilitar a la justicia por la posible destitución que enfrenta con 12 juicios políticos

      Me gusta

  2. Brasil tenía derecho a pedir que todos los que vienen a su país desde otros lugares tengan cuarentena , ahora me parece que debería la FIFA estar informada de ese cambio de reglas porque hacer un partido de eliminatorias en esa circunstancias es claramente una ventaja deportiva ,mañana nuestro presidente dice que los bolivianos tienen que hacer cuarentena entonces jugamos con un equipo con enormes ventajas , debería la FIFA estar informada de ese cambio y decidir que hacer , porque tranquilamente podría cambiar de sede el partido cómo lo marca su reglamento y jugarlo donde los jugadores convocados puedan jugar , me imagino que si Messi jugara en el Manchester city no hubieran echo lo mismo, los jugadores convocados por cada selección tienen derecho (futbolístico) a jugar y si no se lo permite el país anfitrión no sería lógico jugar ese partido

    Me gusta

Responder a Cristian Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s