Burbujas olímpicas

El West Ham dejará Boleyn Ground, estadio donde jugaba desde 1904, para mudarse al Estadio Olímpico. Las razones, los movimientos económicos, el rol de los sentimientos y el testimonio de una vecina que, a pesar de ser atea en términos futbolísticos, retrata cuán importante era el recinto para el barrio.

“Soplando burbujas para siempre, preciosas burbujas en el aire, vuelan tan alto.  Ellas casi llegan al cielo y como mis sueños, se evaporan y mueren”. Ese es un fragmento de la canción que más se identifica con el West Ham United, pero bien podría ser la historia de su ya exestadio: empezó a crecer, a punto de llegar a competiciones europeas con lluvias de burbujas en cada gol, y un día desapareció.

El conjunto londinense abandonará su estadio Boleyn Ground, más conocido como Upton Park, para mudarse al Estadio Olímpico de Londres. Los 112 años de historia y el millón de libras que hoy suena a nada y que fue invertido en su construcción quedará atrás para siempre, al menos en forma material, porque el recuerdo brillará hasta la eternidad en los corazones hammers. 

“Fue muy emocionante cuando estuve en medio de los hinchas a la media noche luego del útlimo partido, ni siquiera sabía qué estaba sucediendo”, relata Maria Garaj, una húngara que hace seis años vive a 600 metros de Boleyn Ground y nos ayudará a dimensionar el significado de ese estadio para los hinchas y para el barrio. “A mí no me gusta el fútbol, pero siempre veía a los aficionados por mi ventana, todos con sus bufandas del West Ham, cantando, alentando. Era un río de hinchas”.

¿Cómo era un día normal de partido? “Mucha gente”, asegura Maria. “La policía corta las calles, los colectivos no pueden pasar. Las puertas del subte se abren, nadie controla los tickets. Hay muchos patrulleros y mucha policía montada, pero en general no hay accidentes ni disturbios. Los fans van del subte a la cancha, y en el trayecto hay tracks de comida y de helado. Todos están felices y cantando”.

Pero esas cosas no sucederán más, el West Ham jugará la siguiente temporada en el Estadio Olímpico. Antes de la construcción de ese gigante que costó 537 millones de libras y lo transformó en el más caro del mundo, ya estaba decidido que iba a ser utilizado de algún u otro modo luego de los Juegos. Londres no quería emular a viejas sedes olímpicas y hacer de sus construcciones museos gigantes en medio de la gran ciudad.

Corría el 2011 y el alquiler del estadio por parte de la Gran Autoridad de Londres (GLA) estaba decidido. El West Ham, el Tottenham y el Leyton Orient, que milita en la tercera, tiene un estadio de nueve mil espectadores y es el que más cerca está del parque olímpico, eran los candidatos. El más chico de los tres corría con desventaja, hasta le propuso al West Ham crear una sociedad para alquilarlo en conjunto, pero no prosperó: un contrincante menos. El Tottenham avanzó con su proyecto de estadio propio, que se inaugurará en 2018 y costará 400 millones de libras, y se bajó de la puja: los Hammers tenían el camino libre, y en 2013 le dieron el visto bueno.

Pero si no se derrochan libras nada parece valer. La adaptación del recinto para que se pueda jugar fútbol en él costó unos 272 millones de libras, de los cuales West Ham aportó 15. El alquiler tendrá un valor de 2,5 millones de libras por temporada y, en caso de descender, el precio disminuirá a la mitad. ¿Por qué mudarse? Si se crece en lo futbolístico, la infraestructura debe acompañar. De 35 mil asientos se pasó a 60 mil –siendo el tercero más grande de la Premier League-, y ya hay 52 mil abonos vendidos.

“Algunos fans ven algo positivo en la mudanza, porque no todos son del barrio y a algunos les conviene viajar hasta Stratford”. Ese es el nombre del barrio donde se ubica el Estadio Olímpico, zona que, según Maria, “es insegura y tiene muchos problemas, pero tiene mucha fama y se ha invertido mucho dinero en ese lugar”. El primer partido será el 7 de agosto, un amistoso ante la Juventus.

El West Ham debió aceptar que la pista olímpica que se quedara en el estadio para ser utilizada en algunos eventos, pero se ocultará durante los partidos con 21 mil asientos retráctiles. El campo de juego será cuatro metros más ancho y cinco más largo que el de Upton Park, y tendrá las mismas dimensiones que el de Wembley: 105 por 68. Además, el estadio olímpico tiene el techo descubierto más grande del mundo, ningún asiento estará sin reparo. 

Pero Boley Ground no quedará en el olvido. Cada asiento del viejo estadio se rematará a 50 libras, y también se subastarán los postes, los banderines, los letreros, una antigua máquina de chicles, la mesa del fisioterapeuta y una máquina de fax que usaban exentrenadores. Los ingresos de este movimiento comercial serán destinados a las divisiones inferiores del club.

Varios medios del mundo retrataron a los fans antes del último partido en su ya antigua casa cuando se enfrentaron al Manchester United. La tristeza y la emoción eran protagonistas. La puja de sentimientos entre la necesidad de crecer y el amor a lo propio se encargaba de desgarrar corazones, y las lágrimas eran la prueba cabal de que eso sucedía. El himno del West Ham sonó a más no poder y los fuegos artificiales decoraron un cielo que por última vez tendría ese escenario por debajo. 

El estadio, junto con un sinfín de recuerdos, fue demolido el 10 de mayo pasado para darle paso a un proyecto urbanístico que ya está acordado. “El espacio se convertirá en un centro comunitario, ya está aprobado, se lo mostraron a los vecinos alrededor de dos años atrás. Habrá juegos y actividades recreativas”, nos cuenta Maria.

La pasión y el corazón no entienden de progresos infraestructurales ni de conveniencias económicas o geográficas, sino que apelan a lo propio, a casa. Pero el West Ham crece, eso sí que es irreconocible. Los fanáticos se sentirán visitantes en su nueva casa, al menos por un tiempo, cuando luego de la mudanza terminen de acomodar los muebles y de conocer todos los recovecos del hogar, mientras una misma pregunta llene de duda las almas que allí habitan: ¿habrá burbujas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s